Cosas Que Nunca Debes Hacer Con Tus Toallas.

 

Lavarlas con mucho detergente.                     

Solo necesitas usar la mitad del detergente que le agregas a un lavado normal o simplemente usa vinagre; aunque si tus toallas están realmente sucias, lo mejor será cambiar la configuración de la lavadora y dejarla en un ciclo de enjuague más largo.

Utilizar suavizante. 

Este producto evita que las toallas absorban agua y puede dejarlas con una sensación cerosa. Lo mejor es evitarlo y adquirir unas pelotas para secadora, a medida que estas rebotan, golpearán cualquier bulto y esponjarán las toallas. Aunque si por error ya las has lavado con suavizante y quedan con este mal resultado, prueba lavando de nuevo y agrega media taza de vinagre para retirar el olor y la textura rígida. Sino funciona agrega bicarbonato de sodio.

Usarlas para remover el maquillaje

El maquillaje puede causar manchas permanentes si no se trata correctamente, por ello, te sugerimos lavarla con bicarbonato para limpiarla a profundidad, de esta forma ayudarás al planeta al emplear menos toallitas desmaquillantes.

Si por error la lavaste y secaste completamente, es probable que la mancha se haya endurecido, entonces es mejor que viertas jabón para lavar platos directo en la zona afectada.

4. Lavarlas con agua caliente

Este método hace que el color se deslave y las blancas se vuelvan tan puras como la nieve, incluso, mejor que al agregar blanqueador.

Sugerimos lavar las toallas de colores con agua fría y con el detergente adecuado para preservar el color.

5. No secarlas correctamente

Un secado excesivo después de un lavado puede destruir las fibras de la toalla; no secar las toallas lo suficiente puede hacer que les aparezca moho.

Asegúrate de colgarla, pues la tela necesita respirar para hacerlo de forma efectiva. Si lo haces en lavadora, sigue las instrucciones de cuidado para preservarla esponjada. Aunque si al final huele a humedad, sugerimos lavarla dos veces con media taza de bicarbonato para eliminar ese mal olor.